Diario Itinerante de un Navío Compartido


Pynandí (Los Descalzos)

Escrito el 7 de noviembre de 2009.


Así es el nombre del último disco de Chango Spasiuk a la fecha, no podía postear todo el disco así que tome 5 canciones casi al azar, elegir es imposible, el disco no tiene ningún desperdicio.

Las canciones: 1) Tierra Colorada, 2) la Suite Nordeste 1 & 2, 3) Tristeza, 4) Infancia y 5) La Ponzoña.
 


 

Horacio “Chango” Spasiuk nació el 23 de septiembre de 1968 en Apóstoles, Misiones. Nieto de inmigrantes ucranianos, el Chango tuvo una fuerte influencia de la música polka en sus primeros años. La influencia de la música de Europa del Este está presente al día de hoy en el chamamé de la región. Tuvo su primer acordeón a los 12 años, con el que tocaba en fiestas, casamientos y otros eventos junto a su padre y un tío.

Su primera gran aparición la realizó en Expresión Regional Chamamecera, un programa de televisión popular que enviaba móviles al interior del país para difundir a músicos locales.

Después de eso, participó en diferentes fiestas provinciales, como el Festival del Docente en Campo Grande, el Festival del Tarefero en Concepción de la Sierra, el Festival del Durazno en Cerro Azul y el Festival de la Madera en San Vicente.

Cuando terminó la escuela secundaria, se mudó a la ciudad de Posadas, capital de Misiones, para estudiar antropología, carrera que abandonó al poco tiempo. Sin embargo, se expuso a otros géneros musicales y conoció al pianista Norberto Ramos, quién lo convenció para irse con el a estudiar a Buenos Aires.

Spasiuk tocaba en pequeños lugares de la capital argentina y en festivales a lo largo del país, hasta que recibió la invitación de la embajada de Holanda para participar en ese país del festival de Eurolatina.

El 27 de enero de 1989 hizo su debut en la plaza Próspero Molina en el Festival de Cosquín en la provincia de Córdoba.

De lo mas serio del folklore argentino, estos son los músicos que me gustan, que se sientan a descular la música popular, esto no suena así diciendo “bue, …juntémonos a tocar a ver que sale…”, aquí hay un trabajo y una ambición estética, que me seduce cada que lo escucho al Chango Spasiuk