Diario Itinerante de un Navío Compartido


Citas

Escrito el 1 de mayo de 2014.


Una mujer se ha perdido conocer el delirio y el polvo, se ha perdido esta bella locura su breve cintura debajo de mi, se ha perdido mi forma de amar se ha perdido mi huella en su mar

Hoy viene a ser como la cuarta vez que espero desde que sé que no vendrás más nunca. He vuelto a ser aquel cantar del aguacero que hizo casi legal su abrazo en tu cintura. Y tú apareces en mi ventana, suave y pequeña, con alas blancas. Yo ni respiro para que duermas y no te vayas.
…………………………………………….
Hoy viene a mi la damisela soledad con Pamela y pertinentes y botón y amapola en el oleaje de sus vuelos hoy la voluble señorita es amistad y acaricia finamente el corazón con su más delgado pétalo de hielo.
……………………………………………..
Si me dijeran pide un deseo, preferiría un rabo de nube, Un torbellino en el suelo y una gran ira que sube. un barredor de tristezas, un aguacero en venganza que cuando escampe parezca nuestra esperanza.
……………………………………………..
Te doy una canción si abro una puerta y de las sombras sales tú. Te doy una canción de madrugada, cuando más quiero tu luz. Te doy una canción cuando apareces el misterio del amor, y si no lo apareces no me importa: yo te doy una canción. Te doy una canción y hago un discurso sobre mi derecho a hablar. Te doy una canción con mis dos manos, con las mismas de matar. Te doy una canción y digo: “Patria”, y sigo hablando para ti. Te doy una canción como un disparo, como un libro, una palabra, una guerrilla: como doy el amor.
………………………………………………
El que tenga una canción tendrá tormenta, el que tenga compañía, soledad. El que siga un buen camino tendrá sillas peligrosas que lo inviten a parar. Pero vale la canción buena tormenta y la compañía vale soledad. Siempre vale la agonía de la prisa, aunque se llene de sillas la verdad.
……………………………………………….
Quizás sea inoportuno, o acaso delirante. Soy de tantas maneras, como gente pretenda nomás calificarme. Asumirse los fuegos, es no dictaminarse. Me publico completo, me espero mejorable desde mi parlamento de guitarra sonante. Tocando fondo nací un buen día, tocando fondo ando todavía.
………………………………………………
Hoy continué tomando rumbo a mi región tomando señas, descifrando encrucijadas. Mi cuerpo sigue practicando su cuestión: cruje mi hueso y se hace la palabra.
……………………………………………..
Nunca me imaginé que hoy, por casualidad me iba a topar con mis discos de Silvio y descubrí, nuevamente, que me sigue conmoviendo como el primer día, hoy, el día menos pensado. Siempre vigente, siempre ardiendo, siempre presente, Cubano y Latinoamericano, Silvio Rodríguez.